¿Quieres saber que tipo de piel tienes?

Identifícala siguiendo estos sencillos pasos:

1. Lávate la cara suavemente con agua o con un limpiador facial.

2. Seca la cara con una toalla limpia a golpecitos.

3. Espera media hora para que tu piel recupere su estado natural.

4. Acércate a un espejo para analizar tu piel.

Si tu piel tiene un tacto áspero, tu tez es opaca y apagada, la sientes poco elástica y tirante, tus poros son diminutos y con descamaciones y tienes líneas de expresión o arrugas, tu piel es SECA.

Si se te enrojece fácilmente, le sienta mal las altas temperaturas, notas picor o ardor en determinadas localizaciones del rostro, aparecen lesiones espontáneas sin causa aparente y presenta irritaciones, tu piel es SENSIBLE.

Si notas brillos en todo el rostro, el tacto es aceitoso, tus poros se ven dilatados y ensanchados y tienes granitos o puntos negros o espinillas, tu piel es GRASA.

Si acumulas grasa únicamente en la zona de la nariz, barbilla y frente, tienes los poros dilatados y en otras zonas notas la piel tirante, poco elástica y con rojeces, tienes la piel MIXTA.

Descubre que tipo de piel tienes y empieza a cuidarla.

Cuídate, hombre.