Consejos para preparar una maratón a los 40

¡El running se ha puesto de moda! Es una buena manera de conseguir olvidarte de todo mientras das zancadas, te ayuda a escapar del estrés y además disminuye tu deterioro físico y mental.

A partir de los 40, la capacidad para el ejercicio aeróbico decae a razón de un 10% por década, incluso para las personas mejor entrenadas.

Esto no significa que no puedas correr a la misma velocidad que en tu juventud, sino que tu cuerpo demandará más esfuerzo.

El deporte de impacto es positivo para la generación ósea y un seguro contra la osteoporosis. Sin embargo, exigir al cuerpo sin una preparación adecuada es invitarlo a que se lesione y a generar dolencias en las articulaciones como rodillas, lumbares, pies y cadera.

Si estás pensando en empezar a preparar maratones, te facilitamos los siguientes consejos:

  1. Realiza un chequeo médico completo y una prueba de esfuerzo para descartar cualquier problema cardiovascular.
  2. Empieza a correr de manera gradual y pide asesoramiento profesional a un entrenador personal.
  3. Se constante en tu rutina de entrenamiento y acompáñalo de una serie de hábitos saludables que complementen el ejercicio.
  4. Una buena hidratación es esencial para mantener el cuerpo en buenas condiciones, así que bebe líquidos antes, durante y después de los entrenamientos. Pésate antes y después del entrenamiento para saber cuánto líquido debes reponer.
  5. Busca los sitios más frescos para entrenar y elige ropa adecuada, cómoda, holgada, liviana y de algodón.
  6. No olvides calentar cuidadosamente antes de correr y estirar después para proteger tus músculos.
  7. Evita el consumo en exceso de alimentos o productos que contengan cafeína (café, té, medicamentos o suplementos, bebidas) ya que tienen un efecto diurético y pueden complicar el estado de hidratación.
  8. Es ambicioso y gratificante batir tus propios records, pero si aparece la fatiga, reduce el ritmo. No pretendas acabar la carrera en un tiempo para el que el cuerpo no está preparado.
  9. Utiliza un calzado especial para running, tus pies lo agradecerán.
  10. Tan importante como entrenar es descansar, así que no te olvides de dormir las horas necesarias para que tu cuerpo se recupere.
  11. Una buena nutrición es esencial, pide consejo a un nutricionista para que te elabore un plan alimenticio personalizado que beneficie a tu cuerpo y no te dejes aconsejar de una persona no experta por muchos maratones que haya corrido.
  12. La comida no es la única fuente de combustible, la energía de la positividad y la alegría del entrenamiento juegan un papel importante, poner una sonrisa en tu cara y leer los carteles de la gente que está animando libera endorfinas que ayudan a tu rendimiento.

Y nuestro último consejo, ignora la gente que te dice que eres demasiado viejo para hacerlo y simplemente sigue corriendo.

Rodéate de gente feliz y disfruta del momento.

Cuídate, hombre.

#boxsrman