Dejar de fumar ha sido la mejor decisión que he tomado … para mí y para mi piel.

Dejar de fumar ha sido la mejor decisión que he tomado … para mí y para mi piel.

Está es mi experiencia de cómo conseguí dejar de fumar y pude lidiar con las diferentes fases de la abstinencia.


Jon, 27 años


Empecé a fumar a los 18, más o menos, al principio muy esporádicamente, en alguna fiesta y en momentos puntuales, que luego se fueron haciendo comunes, hasta que me convertí en fumador social, pero a mis 20 todo lo que hacía era social jajaj!!, así que fumaba como una chimenea.


Desde esa época planifique de alguna manera que como mucho fumaría hasta los 25, como mis padres, y que luego lo dejaría …y así lo hice, a mis 25 bien pasados (casi 26) dejé el tabaco.


Al principio me sirvió de ayuda un vapeador sin nicotina, sabor tabaco … que solo lo utilizaba cuando estaba con amigos, en el bar o de fiesta. Esto fue una de las medidas que marcaron la diferencia, no sustituir el tabaco por el vapeador, sino utilizarlo en casos muy puntuales donde estaba al borde de la recaída.


Al cuarto mes, más o menos, llego el momento de la emancipación, nada de tabaco en ningún tipo de situación. Tengo que admitir que en mi vida he pillado borracheras tan gordas … que al no tener nada que llevarme a la boca … bebía mucho más rápido.


Ahora la comida me sabía toda espectacular … me di cuenta un día que estaba comiendo tomate en ensalada y me parecía lo más rico del mundo, que sabor … mmmh…entonces entendí porqué el dejar de fumar engorda, pero merece mucho la pena!


Al mismo tiempo que sentía estos cambios, también empecé a hacer ejercicio, indispensable para los que queráis dejarlo, es el cambio más inmediato de mejora que notas, la capacidad pulmonar y la forma física.


Después de 9 meses sin fumar, ya no bebía con tanta ansiedad y en actos sociales había vuelto a mi normalidad. Mis dientes se habían vuelto más blancos, lo juro … me desaparecieron las manchas amarillentas.

Mi piel parecía 5 años más joven.

Nunca pensé que fuera a notar tanto cambio en mi piel, está mucho mas tersa, luminosa, con menos acné e impurezas y mejor color.


Ahora, después de casi 2 años sin fumar, cuando algún amigo me pregunta si no tengo mono o lo echo de menos … pienso en todo el dinero, tiempo y salud que perdí, enganchado a una tontería adolescentica que literalmente me estaba envenenando la piel y el cuerpo, quitándome capacidad de saborear (con lo que me gusta comer) y empeorando mi calidad de vida, y aunque en un principio pensé que lo iba a echar de menos … la sorpresa ha sido que para nada, soy igual de feliz sin tabaco y encima me siento muchísimo mejor.”


¿Estás pensando en dejarlo? ¿O ya lo has hecho? Cuéntanos tu historia.