Como solucionar la eyaculación precoz

¿Te ha pasado en alguna de tus relaciones sexuales que has eyaculado antes de lo debido? Tranquilo, es un problema sexual más frecuente de lo que piensas.

Uno de cada tres hombres dice experimentar este problema en alguna ocasión, y otros muchos hombres no lo quieren reconocer, aunque lo sufran.

Lo consideran un tabú o les da vergüenza hablar de ello, porque consideran que disminuye su virilidad. Y no más lejos de la realidad, no por ser más rápido pierdes tu masculinidad. Que sepas que la rapidez de la eyaculación aumenta las posibilidades de la reproducción.

Si te sucede con poca frecuencia no es motivo de preocupación. No obstante, en este post te aclaramos algunas de las dudas básicas.

¿Cuáles son los síntomas de una eyaculación precoz?

El síntoma principal de la eyaculación precoz es la incapacidad de retardar la eyaculación durante más de un minuto y que ocurra con frecuencia, tanto en las relaciones sexuales como en la masturbación.

Las causas de la eyaculación precoz pueden ser:

  1. Biológicas: alteración en la sensibilidad de los receptores cerebrales de la serotonina o infecciones en las vías urinarias y/o de próstata.
  2. Psicológicas: estrés, ansiedad o depresión.
  3. Aditivas: consumo de alcohol, tabaco o drogas.
  4. Sociales: miedo al embarazo, a hacer el ridículo o a no “estar a la altura” de las circunstancias.

Tratamiento de la eyaculación precoz

Aunque a muchos hombres les da vergüenza hablar al respecto, la eyaculación precoz es una afección frecuente que puede tratarse.

Los medicamentos, el asesoramiento psicológico y las técnicas sexuales que retardan la eyaculación o una combinación de estos elementos, pueden ayudar a mejorar la vida sexual para ti y para tu pareja.

Nuestros consejos

Realiza ejercicios diarios y no descuides tu alimentación: huye de las grasas saturadas y hazte fan de la sandía, el ajo y la granada. Te ayudarán a recibir más flujo de sangre a tu pene, mejorando la calidad de la erección.

Recuerda que evitar las relaciones sexuales no es la solución. Háblalo con normalidad con tu pareja, ya que la comprensión y el diálogo son claves. Puede ayudar que dediquéis más tiempo a los preliminares y no paséis directamente al coito.

Si tu pareja es una mujer, piensa que algunas no tienen problema con la eyaculación precoz, ni se sienten insatisfechas, ya que lo que realmente les gusta no es el coito, sino el estímulo del clítoris.

Una respiración adecuada durante la relación sexual es fundamental, así que coge aire y realiza 10 respiraciones lentas y profundas antes de empezar.

También puedes probar con los ejercicios de Kegel, destinados a fortalecer los músculos pelvianos. Consisten en la contracción y relajación de estos músculos en intervalos de cinco segundos y de forma sucesiva y los expertos recomiendan realizarlos al menos 30 veces cada día, sin superar las 100 repeticiones. Con ellos aprenderás a controlar los músculos que influyen y controlan la eyaculación.

Deja de sentirte angustiado o frustrado, porque la ansiedad empeora el problema.

Aparta de tu mente los pensamientos negativos, relájate y disfruta.

Y si no funciona, da un paso al frente y acude a un médico especialista, para descartar una causa biológica.

Cuídate, hombre.

#boxsrman