Tipos de piel

Es importante saber el tipo de piel que tenemos para poder elegir las cremas adecuadas para ello.

La capa superficial de la piel (epidermis) se encuentra cubierta por una capa muy fina invisible llamada manto hidrolípidico. Su objetivo es proteger a nuestro rostro de las agresiones externas y controlar la pérdida de agua. Se compone de sudor (agua) y sebo y según el equilibrio entre ambos componentes dará como resultado nuestro tipo de piel.

PIEL NORMAL

PIEL NORMAL  Tu piel no brilla y no tira. No tienes poros aparentes ni puntos negros. 

Se da cuando el sudor y el sebo están en equilibrio, tienes un buen nivel de hidratación, tu piel no brilla, no está tirante y no tiene poros aparentes ni puntos negros.

    PIEL SECA

     PIEL SECA  Tu piel tiende a tirar. Carece de flexibilidad y tu tez puede ser opaca.

    En tu piel hay poca presencia de lípidos (sebo), escasa elasticidad, sensación de tirantez y tienes la tez opaca. Los signos de la edad en este tipo de piel se ven más acentuados, especialmente en la zona de la frente y en los ojos. Si tu piel es seca, necesitas una buena hidratación y especialmente un contorno de ojos. El ingrediente estrella es el ácido hialurónico, ya que te ayudará a retener el agua y restaurar el equilibrio, lo cual puedes encontrar en nuestro contorno de ojos.

    PIEL GRASA

    Tipo piel grasa hombre 

    Tu piel produce un exceso de sebo por lo que tienes brillos en todo el rostro, tus poros se ven dilatados y obstruidos y tienes imperfecciones (granitos, puntos negros o espinillas). Necesitas productos seborreguladores que te ayuden a combatir la grasa y a recuperar el equilibrio de tu piel.

    PIEL MIXTA

    PIEL MIXTA

    Tu piel tiene muchos brillos en la zona T (frente, nariz y mentón) con poros más dilatados que en el resto del rostro. La zona de las mejillas es más seca y uniforme. Al igual que en la piel grasa necesitas productos seborreguladores.

    PIEL MADURA

     Piel madura

    No hay una edad concreta para tener una piel madura, sino signos de que tu piel tiene nuevas necesidades. Con los años la piel se vuelve más seca y fina, las arrugas son más profundas y aparecen las hiperpigmentaciones o manchas y la flacidez por efecto de los radicales libres. El envejecimiento es un proceso natural, pero podemos ayudar a evitar sus efectos con una hidratante antiarrugas con potentes activos antioxidantes que ayuden a restablecer el equilibrio de tu piel para luchar contra los radicales libres.

    PIEL SENSIBLE O ATÓPICA

     piel sensible

    La diferencia entre los términos sensible, atópica o intolerante está en el grado de sensibilidad.

    Una piel sensible, atópica o intolerante reacciona más que una piel normal al ser pobre en lípidos. Tu piel es hiperreactiva si experimenta sensaciones de irritación, cosquilleo, calor, hormigueo y enrojecimiento, ante estímulos que la piel normal no reacciona. Esto es debido a alteraciones en la barrera protectora por una sobreproducción de radicales libres que favorecen la deshidratación y la penetración de agentes potencialmente irritantes. Requiere un cuidado especial y constante para favorecer la creación de esa barrera protectora que tu piel carece.

    _____________

    Ahora que conoces mejor tu tipo de piel y cuales son los productos más adecuados, filtra los productos por tipo de piel en nuestra TIENDA ONLINE.

    Si tienes dudas, te podemos asesorar personalmente mediante nuestro chat o por e-mail.