¿Para qué sirve el Exfoliante De Sal?

La exfoliación es un ritual imprescindible para eliminar con la sal las células muertas y conseguir una piel suave y perfecta de tu cuerpo. No es necesario que hidrates tu piel después de la exfoliación. El aceite de almendras y el aceite esencial de hierbabuena te darán un toque final de frescura a tu piel.