Cómo afeitarse la cabeza y cómo cuidar una cabeza afeitada

Cómo afeitarse la cabeza y cómo cuidar una cabeza afeitada

Hay un mito que dice que los rapados somos a los que nos clarea, pero en realidad a muchos nos mola el rollo Bruce Willis ¿o no? Raparse la cabeza no es solamente la solución para los que quieren disimular la calvicie, sino también una opción estética para muchos. 

Puede que este peinado parezca el más fácil y cómodo de todos, pues no lo es. Hay que mantenerlo diariamente, cuidar la cabeza del sol, del frío y de el afeitado. Encima la piel de la cabeza no es como la del resto del cuerpo, requiere de atención especial y se irrita con facilidad, sobre todo cuando nos afeitamos. 

Con qué afeitarse la cabeza

Antes de empezar, es necesario saber qué tipo de herramienta vamos a utilizar para afeitarnos. Lo más común es la cuchilla, sin embargo, recomendamos utilizar maquinilla ya que irrita menos la piel y disminuye la aparición de pelos enquistados y granitos por toda la zona. 

Aun así, si finalmente te decides por utilizar la cuchilla, es importante que vigiles el estado de las navajas. Si estas están desgastadas o usadas, es el momento de cambiarlas

Cómo afeitarse la cabeza sin irritar

Lo mejor es afeitarnos la cabeza en la ducha, cuando el pelo está más blando y los poros más abiertos.

Si tienes el pelo largo, es mejor que lo recortes antes con las tijeras, así la maquinilla podrá hacer mejor su trabajo y tú podrás manejarla mejor y más rápido.

Al afeitar, es indispensable aplicar gel de afeitar para evitar irritaciones y ayudar al desplazamiento de la herramienta que vayamos a utilizar.

Otro truco es manejar la maquinilla de forma suave y siguiendo los contornos, para no provocar heridas en la piel.

Para acabar, sécate la cabeza con una toalla suave y a toquecitos, déjala un poco húmeda e hidrata.

Lo más importante es la hidratación y la protección, un elemento diario para tu rutina capilar, para mantener la cabeza suave, sana y protegida. Puedes utilizar hidratantes con protector solar, como nuestra hidratante Oil Free con un SPF15.

Cómo mantener la cabeza rapada y sana

Un consejo fundamental para poder mantener la cabeza rapada en buen estado, es invertir en una buena herramienta de afeitado, sea maquinilla o cuchilla.

Aunque al principio puede parecer caro, piensa en la cantidad de dinero que te ahorrarás en peluquería con la cabeza rapada.

Tener una buena herramienta de afeitado puede ser vital para el acabado de nuestro pelo, además de para la salud de este. 

Aunque lo hemos comentado antes, la hidratación es clave en el mantenimiento de una cabeza afeitada sana, sobre todo si vamos a exponernos a los rayos del sol.

Por ello, diariamente debemos hidratar la cabeza y mejor aún, ponernos una crema hidratante con protección solar.

Esto no solo nos ayudará a tener buena apariencia y una afeitado sano, también hará más fácil los próximos afeitados

¡Importante! Si vamos a estar todo el día expuestos al sol y queremos una cabeza rapada, no hay crema solar que nos vaya a proteger, por lo cual una visera/sombrero/gorro va a ser necesario en nuestra vida. 

Por último, no nos olvidemos del factor champú. A pesar de no tener pelo, la piel de la cabeza tiene folículos pilosos, por lo que necesita limpiarse con un champú.

En este caso, puedes utilizar el que más te guste, aunque las opciones más naturales, sin alcoholes, sulfatos ni parabenos son siempre las más recomendables.


Te puede interesar

Como cuidar tu piel: para chicos con prisa
Como cuidar tu piel: para chicos con prisa
Lo entendemos, estás ocupado. Todo el mundo lo está en estos días. Y aunque "estar ocupado" es una excusa válida para...
Ver más
¿Por qué tengo la piel seca en otoño?
¿Por qué tengo la piel seca en otoño?
El otoño tiene algo de romántico. Después de un largo y sudoroso verano, puedes finalmente sacar tus bufandas y jerse...
Ver más
Mitos sobre el cuidado facial para hombres
Mitos sobre el cuidado facial para hombres
Las palabras "cuidados de la piel" no aparecen normalmente en nuestras conversaciones diarias, y no estamos realmente...
Ver más