mascarilla y acne

MASKNE: Mascarilla y acné

¿La mascarilla te está destrozando la cara? 

Para muchos el acné es un recuerdo de la adolescencia, a otros nos ha perseguido unos años más pero en 2020 nos está atrapando a todos sin ningún tipo de discriminación. Las mascarillas nos están protegiendo en está pandemia, pero nos está empeorando la calidad de la piel. Desafortunadamente, el uso de una mascarilla durante largos períodos de tiempo nos crea un nuevo problema: los brotes de acné y granos.

¿Qué es Maskne y qué lo causa?

Maskne, el apodo dado al acné causado por las mascarillas, y no es algo nuevo. Este problema ya lo padecían muchos profesionales que usan una la mascarilla regularmente en el trabajo. Y este último año ha aumentado tanto la incidencia como la conciencia, ya que el uso de la mascarilla se ha vuelto obligatoria y necesaria para todos.

El acné se desarrolla cuando los folículos pilosos se obstruyen con aceite, bacterias y células muertas. El Dr. Nazanin Saedi, dermatólogo certificado de la Universidad Thomas Jefferson, sugiere que respirar durante horas mientras se usa una mascarilla crea un ambiente húmedo que puede convertirse en "un caldo de cultivo para el acné". La fricción entre la mascarilla y nuestra piel también puede obstruir los poros, aumentando la formación de espinillas y promoviendo la aparición de otros problemas en la piel, como la rosácea y la dermatítis perioral.

¿Qué mascarilla es buena para la cara?

Entre los tres tipos de mascarilla más seguras se encuentran:

  • La mascarilla FFP2: Estas reducen la transmisión de gotitas en más del 99,9%. Es sin duda una de las que más nos protegen pero también de las que más perjudican nuestra piel. No deja oxigenar la zona y si la utilizamos durante largas horas seguramente veremos efectos secundarios en nuestra piel. 
  • La mascarilla quirúrgica: reducen la transmisión de gotitas en un 90% o más. Está mascarilla deja respirar mucho más la piel que la FFP2, en cambio tiene un tejido irritante, puede crear rojeces e irritaciones en las pieles sensibles. Además hay que cambiarla máximo cada 4 horas, no es la opción más ecológica. 
  • Las mascarillas hechas con algodón: Estas, eliminan entre el 70% y el 90% de los aerosoles. Dependiendo de la cantidad de capas y filtros que lleven. Son sin duda las más amable para nuestra piel.

Como evitar que la mascarilla te cree acné

No tienes que elegir entre proteger tu salud y proteger tu piel. 

Te vamos a dar una guía fácil con todo lo que necesitas saber para utilizar la mascarilla sin que te salgan granos:

  • Quítate la mascarilla cuando estés en casa y lejos de otras personas. Dale tiempo a tu piel para que respire y se recupere del exceso de fricción.
  • Si usas una mascarilla de tela reutilizáble, lávala con frecuencia para eliminar las bacterias que causan el acné. 
  • Ten a mano varias mascarillas de tela para que pueda usar una nueva y limpia cada día.
  • Asegúrate de que la mascarilla de tela esté completamente seca antes de volver a ponértela; si no está seca, la humedad añadida puede empeorar las condiciones que causan el acné en la piel que está debajo de la mascarilla.
  • Lávate la cara diariamente con un limpiador suave. Si usas la mascarilla todo el día, considera la posibilidad de tener a mano toallitas limpiadoras faciales para limpiar y refrescar tu piel a lo largo del día.
  • Si vas al gimnasio o haces ejercicio con la mascarilla, ten siempre una toalla limpia a mano para secarte el sudor. Al terminar cámbiate de mascarilla a una seca.
  • Mantén tu piel hidratada y considera la posibilidad de utilizar una crema hidratante. Las cremas hidratantes oil free ayudan a mantener el equilibrio de la humedad natural de tu piel.
  • La prevención suele ser la mejor medicina, por lo que mantener la mascarilla limpia y lavarte la cara puede ayudar a protegerte.

Si tu piel reacciona a la mascarilla con un brote de acné grave, habla con tu dermatólogo, puede que necesites productos como:

  • Peróxido de benzoílo: Típicamente usado para el acné leve, el peróxido de benzoílo es un agente secante que se encuentra comúnmente sin receta en las farmacias.
  • Retinoides: Disponibles en cremas, geles y lociones, los retinoides son derivados de la vitamina A. Estos tratamientos para el acné se pueden adquirir con receta médica y actúan previniendo el taponamiento de los folículos pilosos.
  • Antibióticos orales: Utilizados a menudo en combinación con los retinoides, los antibióticos orales pueden matar el exceso de bacterias. Los antibióticos tópicos normalmente no se recomiendan como tratamiento independiente para el acné.

Sé bueno con tu piel. Usa limpiadores suaves y naturales, evita los exfoliantes fuertes. Elige productos que ayuden a crear una barrera de hidratación natural a tu piel y evita tocar tu cara dentro de lo posible.

Nuestro tratamiento anti-acné es la solución perfecta para combatir los efectos secundarios de la mascarilla.

Tratamiento Anti-acné 

También puedes echar un vistazo a tu rutina diaria del cuidado de la piel. El estrés crónico puede hacer que la fisiología de la piel cambie, por lo que algunos productos que ha estado utilizando pueden hacer que tu piel sea más sensible o propensa a la inflamación y estar haciéndote el efecto contrario a lo deseado.


Por favor ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados