Piel seca

¿Por qué tengo la piel seca en otoño?

El otoño tiene algo de romántico. Después de un largo y sudoroso verano, puedes finalmente sacar tus bufandas y jerseis. Pero que se acabe el verano no significa que tengas que dejar de cuidar tu piel, el otoño también trae su propio conjunto de problemas. Y si eres susceptible a tener herpes labial, piel seca o picor en la piel, tenemos información importante que debes saber sobre cómo pasar esta temporada. 

En otoño muchos sentimos la piel más seca de lo normal porque nuestra piel no está reteniendo suficiente humedad, debido a los frecuentes baños, el uso de jabones fuertes, ... El otoño plantea un problema especial porque la humedad es baja tanto en el exterior como en el interior, y la cantidad de agua de la epidermis (la capa más externa de la piel) tiende a reflejar el nivel de humedad a su alrededor. Afortunadamente, hay muchas cosas sencillas y baratas que se pueden hacer para aliviar la piel seca de invierno, también conocida como picazón de invierno o xerosis invernal.

El aire frío seca la piel

Todos hemos escuchado el mito de que el clima frío tiene cualidades antienvejecimiento cuando en realidad puede hacer que "la piel se seque, se ponga áspera y se irrite". En los climas fríos con menor humedad, la piel deja de crear los aminoácidos que ayudan en el proceso natural de hidratación. Es por eso que sientes tu piel más escamosa e irritable. 

Hay un concepto erróneo de que, como los climas húmedos favorecen la piel grasa, son necesariamente peores para el acné. Sin embargo, los climas secos también pueden causar daños y provocar acné. La piel humana tiene una multitud de formas de limpiarse y reemplazar las células viejas de la piel con otras nuevas. A medida que la piel se seca y se daña, se detiene este proceso natural de limpieza de las células viejas. Esto podría manifestarse potencialmente como una irritación que luego podría conducir al acné. 

¿Qué debería hacer si sufro de espinillas y poros negros durante el otoño y el invierno?

Lo primero es establecer una rutina que aborde el problema principal, hidratarte. 

  • Debes buscar productos que hidraten, pero que sean aptas para pieles con tendencia al acné. Como una crema hidratante oil-free, sin aceite y que esté diseñada para no obstruir los poros.
  • Lávate la cara primero: Los productos funcionan mejor cuando tu piel está un poco húmeda y limpia. Un momento ideal para hidratarse podría ser inmediatamente después de la ducha.
  • Usa un humidificador. Ponlo alrededor del 60%, un nivel que debería ser suficiente para reponer la capa superior de la epidermis.
  • Busca productos con SFP: Sólo porque haga más frío no significa que el sol deje de ser fuerte. Según la Fundación para el Cáncer de Piel, los rayos UV del sol todavía pueden penetrar a través de las nubes y dañar tu piel. Asegúrate de buscar hidratantes que también incluyan filtro solar o encuentra un filtro solar que sea compatible con tu piel. Además es la única manera de evitar el foto-envejecimiento.
  • Al afeitarte, utiliza una crema o gel de afeitar y déjalo en la piel durante varios minutos antes de empezar.
  • Evita los jabones desodorantes, los jabones perfumados y los productos con alcohol, que puedan eliminar los aceites naturales de tu piel.
  • Utiliza agua tibia en lugar de agua caliente, que puede eliminar los aceites naturales.
  • Limita el baño o la ducha a 5 a 10 minutos diarios. Si te bañas más que eso, puede quitar gran parte de la capa grasa de tu piel y hacer que pierda humedad.

Es importante preparar tu piel para el invierno, al igual que lo hacemos para el verano.

Para cualquier consulta puedes contactar con nuestros expertos mediante el chat de la web, Instagram o Facebook.


Por favor ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados